Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El Consejo de Ancianos.over-blog.es

El Consejo de Ancianos.over-blog.es

Un espacio donde encontrarás poesía, imágenes, comentarios y algo más.


La Quebrada, un lugar para visitar.

Publicado por Navaromix activado 17 Julio 2011, 06:56am

Etiquetas: #Acapulco

ab2704d536855de8cc665f749e27d7e6-1-.jpg

 

 

ACAPULCO.- La Quebrada es un escenario natural conformado por acantilados. Es el lugar donde los clavadistas se hacen héroes mostrando la habilidad de su osada profesión a los espectadores, que a lo largo del tiempo han sido grandes figuras de la política, el deporte y el espectáculo nacional e internacional.

 

Durante 77 años los quebradistas han atraído a millones de asistentes en Acapulco; que van desde la más humilde persona hasta conocidos actores y políticos de México como María Félix o Mario Moya Palencia. La Quebrada es una de las zonas turísticas más visitadas del mundo, que ha servido como marco de numerosas películas, entre las que destacan el Bolero de Raquel con Cantinflas y el Ídolo de Acapulco de Elvis Presley.

 

Este sitio se localiza en la Zona Tradicional del puerto de Acapulco, a sólo dos cuadras del centro de la ciudad.

Se trata de un atractivo conformado de un bello que se abre entre mar y roca.

 

RIGOBERTO, DEBUT Y DESPEDIDA

 

La tradición de este espectáculo inició en el año de 1934, cuando Rigoberto Apak Ríos se convirtió en el primer clavadista registrado en aventarse desde una altura de 35 metros, en la caída, Apak Ríos se lesionó el brazo y nunca más volvió a lanzarse.

 

A la aventura le siguió Roberto Navarrete “El Lobo” y luego Rafael Alvarado “El Chango” y así sucesivamente se consolidó la tradición hasta la actualidad, hay 33 deportistas que van de los 10 a los 56 años de edad.

 

En esta exhibición, realizada los fines de semana con diferentes horarios (1, 7:30, 8:30, 9:30 y 10:30 pm), los acróbatas hacen alarde de valor, fuerza y destreza al lanzarse al vacío desde un acantilado de más de 35 metros de altura, cuando la marea regresa contra las rocas y tienen suficiente profundidad dentro del agua de 4 a 6 metros para realizar los saltos.

 

Algunos de los clavados que efectúan son sencillos mientras que otros son complicadas piruetas o van acompañados por grandes antorchas.

 

 

LOS HÉROES DE LOS ACANTILADOS

 

Los clavadistas llegan a la Quebrada nadando por las aguas para realizar su salto, lentamente se ven salir de la superficie y trepar con sus cuerpos por los acantilados e ir tomando lugar a distintas alturas de las salientes rocas que sirven de trampolín para terminar su hazaña.

 

Estos acróbatas no están ahí por azar, la Asociación de Clavadistas Profesionales de la Quebrada de Acapulco que cuenta con 50 miembros, la mayoría exclavadistas, determina quién dará el espectáculo y a qué altura se realizará cada show.

 

Para Jorge Mónico Ramírez, encargado de las relaciones públicas de esta asociación, los requisitos que se deben cumplir para poder realizar esta actividad son: saber nadar bien, tener confianza, determinación, carácter, buena conducta y ser acapulqueño.

 

Cumpliendo con tales peticiones, la asociación aprueba por mayoría de votos quien es apto para presentar el espectáculo.

 

“En las categorías cuenta la antigüedad, la conducta y la capacitación. El nivel de competencia exige clavados acrobáticos para estar a la altura competitiva de los grandes atletas, ya que no es lo mismo hacerlo como espectáculo que en competencia”, informó Mónico Ramírez.

 

En cuanto a los tipos de clavados, Jorge Mónico habló sobre la variedad, que son: básicos, de avión, avión libre, con antorcha, con fogatas, fuego en océano, vuelta al frente, vuelta hacia atrás, con giros y la espectacular antorcha humana (con equipo especial para encenderse). 

 

HERENCIA

 

Por su parte, para el clavadista Ernesto Candia Álvarez estar en La Quebrada es una tradición familiar, además de ser un deporte que le ha apasionado a lo largo de sus 17 años.

 

“Para mi la experiencia de aventarme es increíble, la adrenalina y el miedo a la vez me dan el valor para tirarme; cuando salto y estoy en el aire, primero siento el vacío, empiezo a sentir cosquillas en el estómago y emoción. Cuando voy en medio del camino pienso en cómo caer porque como tiene poca profundidad debemos recortar rápidamente el clavado para que todo salga bien”, comentó Ernesto Candia.

 

El presidente de esta asociación, Ismael Vázquez García, dijo que la intuición de los clavadistas les permite sincronizar el salto con las series de olas que llegan desde el mar, esta visión les permite garantizar que habrá suficiente agua cuando al momento de lanzarse.

 

“Los nervios de los nueve acróbatas que se avientan son de acero, pues a casi 40 metros de altura, en malla y con mirones, calcular el tiempo de caída, la velocidad del viento y la generosidad de la ola no son cuestiones menores”, expresó Vázquez García.

 

La vida de los clavadistas fuera de la Quebrada es de lo más normal, el joven Ernesto Candia realiza actividades escolares diariamente y argumentó que no ve los clavados como un trabajo sino como una pasión.

 

Para los turistas, la Quebrada es un atractivo impresionante, cuenta José Saldaña del estado de Puebla, “estar en Acapulco y no venir a la Quebrada es como si nunca lo hubieras visitado”.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Gravidanza 12/02/2011 14:23

si vas a Acapulco es una visita obligada

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts